El cuidar nuestro patrimonio nunca está de más, y preservarlo de distintas formas, como un seguro contra daños, con equipo de protección y por qué no con sistemas de seguridad, son medios que pueden considerarse.

No se trata de crear ansiedad o una paranoia, se trata de crear prevención para estar preparados ante cualquier eventualidad que se presente.

Con esta prevención tendremos los medios necesarios y lograremos hacer frente a las contingencias que en la vida cotidiana pueden presentarse.

Si vas a instalar cámaras de seguridad te recomendamos que contrates a profesionales, ellos te darán un servicio completo y garantizado, así tendrás la tranquilidad de tener un trabajo que realmente funcionará. Si decides hacerlo tú mismo o si prefieres decidir los lugares donde colocarás las cámaras, te recomendamos lo siguiente:

Ubicación. Protégelas del viento y la lluvia colocándolas en la parte donde el techo y las paredes se juntan.

Altura. Ubícalas a una buena altura y lejos posible para evitar que sean dañadas.

Número de cámaras de vigilancia. Este número depende de tus necesidades, así como de tu red local, revisa cuántas cámaras puede soportar.

Iluminación. Las cámaras deben contar con iluminación suficiente, en caso de que deban quedarse las instalaciones apagadas, revisa que tus cámaras de seguridad cuenten con la opción de visión nocturna.

Realiza un Plano. Debes de tener un plano de conexión de las cámaras, en un futuro este tipo de planos te servirán para mantenimiento o información general de la instalación.


Accesos de seguridad: [[cms:companyname]]